Tuesday, May 16, 2006

Patrimonio

Objeto de las relaciones jurídicas:

El objeto de las relaciones jurídicas se halla integrado por las cosas, los bienes y los servicios personales


a) COSAS:

Las cosas son los objetos materiales susceptibles de tener un valor conforme lo dispuesto por el art. 2311. También se prevé en el mismo artículo que las disposiciones referentes a las cosas son aplicables a la energía y a las fuerzas naturales susceptibles de apropiación.

Las cosas son inmuebles cuando están inmovilizadas y no pueden ser trasladadas de un lugar a otro por una fuerza exterior o por sí mismas.
La ley reconoce distintas clases de inmuebles:
a) por naturaleza, el art. 2314 menciona que comprende esta categoría a las cosas que se encuentran en sí mismas inmovilizadas como el suelo, lo que está incorporado al suelo y todo lo que se encuentra bajo el suelo sin la intervención del hombre (como los árboles, ríos, minerales, etc).
b) por accesión física, el art. 2315 menciona a las cosas muebles que se encuentran inmovilizadas por su adhesión física y perpetua al suelo, como los edificios y sus cimientos, salvo que se trate de construcciones que no permanezcan indefinidamente (como carpas, quioscos, etc). Ese carácter se extiende a todas las cosas que, siendo por naturaleza muebles, conforman una edificación.
c) por su destino ( o accesión moral ), según lo expone el art. 2316 son también inmuebles las cosas muebles accesorias de un inmueble que son colocadas intencionalmente por el propietario. Esta calificación es de naturaleza compleja, describiendo Velez en la nota al art. 2316 que son los peces de un estanque, los animales de labranza, los utensilios de labranza o minería, las prensa, toneles que forman parte de un establecimiento industrial, etc.
d) por su carácter representativo, son los instrumentos públicos donde constare la adquisición de derechos reales sobre bienes inmuebles, con exclusión de los derechos reales de hipoteca y anticresis.

Las cosas muebles se clasifican:
a) por su naturaleza, que son las que pueden transportarse de un lugar a otro, con excepción de las accesorias a los inmuebles (art. 2318), incluye todas las partes sólidas del suelo separadas de él y las construcciones asentadas en el suelo con carácter provisorio;
b) por su carácter representativo, son los instrumentos públicos o privados donde constare la adquisición de derechos personales,
c) semovientes y locomóviles, los primeros son los que se mueven por sí mismos y los segundos son los propulsados a motor.
d) registrables y no registrables, los muebles son por regla general no registrables, pero algunos deben ser inscriptos dada su trascendencia económica por una cuestión de seguridad jurídica como las aeronaves, los buques, automotores, las acciones de sociedades anónimas, etc
e) fungibles y no fungibles, la fungibilidad de las cosas depende de la posibilidad de equivalencia de un individuo de la especie con otro de la misma especie, pudiendo ser sustituidos unos por otros de la misma calidad y en igual cantidad.
f) consumibles y no consumibles, las primeras son aquellas cosas que terminan con su primer uso y terminan para quien dejan de poseerlas por no distinguirse en su individualidad, las segundas son las que no se extinguen con el primer uso, aunque puedan deteriorarse después de algún tiempo,
g) divisibles e indivisibles, son susceptibles de división las cosas que pueden ser fraccionadas en porciones sin ser destruidas enteramente.

Nuestra ley considera cosas fuera del comercio a las que no son susceptibles de ser enajenadas, de forma absoluta o relativa. La inenajenabilidad absoluta puede ser por tratarse de bienes de dominio público o por disposiciones testamentarias o convencionales (art. 2337 del Código Civil)


b) BIENES:

Los objetos inmateriales susceptibles de valor, e igualmente las cosas se llaman bienes. El conjunto de bienes constituye el patrimonio.


c) DINERO:

El dinero constituye un bien que es la unidad ideal de medida de los valores patrimoniales impuesto por el Estado a través del curso legal.
Se halla expresado a través de la moneda que es una cosa fungible consumible y divisible y es un símbolo que representa a aquel, su valor es concreto, de orden local, depende su valor de la economía del país, estando sujeto a las normas jurídicas y a las contingencias económicas que inciden sobre él.
La moneda tiene curso legal porque es de aceptación irrecusable, el acreedor está obligado a recibirla, y es de curso forzoso porque la calidad de curso legal del papel moneda es incontrovertible. El primer recaudo apunta a la relación acreedor deudor y el segundo a la relación emisor tenedor del billete.


d) TITULOS VALORES:

En los títulos valores la titularidad del derecho se halla ligada a la posesión de un documento en el que consta la existencia de ese derecho que solo puede ser ejercido por quien tenga en su poder ese papel.
El título valor es, en definitiva, el documento necesario para ejercer el derecho literal y autónomo en él expresado (pagarés, letras de cambio, títulos públicos, etc)


Concepto de patrimonio:

El art. 2312 establece que el conjunto de bienes de una persona constituye su patrimonio. Es decir que es el conjunto de derechos.
Está compuesto por los derechos que constituyen el activo, no por las cosas en sí mismas. Solo los derechos patrimoniales integran el patrimonio, es decir, aquellos derechos que forman las relaciones jurídicas de contenido económico y que por ende tienen un valor en dinero, quedan excluidos los derechos personalísimos y los derechos de familia porque no son susceptibles de apreciación pecuniaria aunque la violación de ellos pueda dar lugar a acciones de contenido económico.
El patrimonio es la garantía común de los acreedores, cualesquiera sean los bienes que lo compongan y esta es su principal función.
Es un atributo de la persona, solo las personas físicas o jurídicas pueden contar con patrimonio.
Los caracteres del patrimonio son:
a) Universalidad: es considerado en su conjunto, no interesan los derechos concretos que integran el patrimonio, pues los bienes que se incorporan al patrimonio responden aún por las deudas que existían antes.
b) Necesidad: toda persona tiene un patrimonio aunque no tenga bienes porque tiene la aptitud de poseerlos y eso es suficiente para concebir la existencia de patrimonio.
c) Unidad: cada persona puede tener un patrimonio general único.
d) Inenajenabilidad: se pueden transmitir los bienes particulares que lo integran pero no el patrimonio en su totalidad,
e) Garantía común de los acreedores: el patrimonio está gravado por las deudas que contrae el titular; pero los acreedores no pueden ir contra los bienes que lo integran individualmente considerados
f) Transmisión de bienes por sucesión por causa de muerte, el patrimonio no pierde por su muerte el carácter de universalidad jurídica, y precisamente por ese carácter se transmite bajo el nombre de herencia, transmisión que se produce en el mismo instante de la muerte (ver nota al art. 3282 del Código Civil)


Concepto de unicidad o pluralidad de patrimonios:

Existe en la doctrina clásica una tesis de unidad o de indivisibilidad del patrimonio, pues se sostiene que éste se encuentra íntimamente conectado con la persona de su titular. Según este principio cada individuo está al frente de un solo patrimonio, que comprende el conjunto de sus derechos y obligaciones.
Esta teoría ha sido objeto de críticas porque ciertos bienes o derechos se hallan sometidos a un régimen especial. De este modo, se ha arribado a la conclusión de la existencia de un patrimonio general único por persona, con la posibilidad de tener uno o más patrimonios especiales.


Patrimonios separados especiales:

Los patrimonios separados especiales son los que por una autorización legal y en virtud de determinada finalidad a la que se destinan los bienes que lo componen quedan excluidos de la regla general de responsabilidad por todas las deudas del titular, para responder solo a determinadas obligaciones.
Algunos ejemplos son el patrimonio del causante de una sucesión mientras se mantenga separado del patrimonio de los herederos, el patrimonio del declarado presuntamente fallecido, el patrimonio del emancipado constituido por los bienes adquiridos a titulo gratuito.
Para su existencia se requiere que se encuentre contemplado expresamente por la ley, que sean independientes del patrimonio general y responden solamente por determinadas deudas


Algunos supuestos especiales:

a) Patrimonio sin sujeto determinado. Fondo de comercio:

Se ha considerado que pueden existir patrimonios separados que no son atribuidos a un sujeto determinado, se los denomina “patrimonios sin sujeto” porque se hallan separados del patrimonio general. Uno de los casos que la doctrina alemana incluye dentro de este criterio es el fondo de comercio.
El fondo de comercio es un conjunto de elementos de producción, derechos y cosas, que se presenta como un organismo con perfecta unidad para la obtención de beneficios en el orden comercial e industrial[1].
Si bien tiene características determinadas, ello no implica que la transmisión del fondo involucre a las deudas y a los créditos existentes relativas a su explotación, como sus elementos constitutivos, sino que establece una presunción de que tales deudas y créditos han sido transferidos al adquirente por el hecho de que éste continúa el comercio bajo la misma firma.
Se trata, en definitiva, de una asunción tácita de las deudas por el comprador, excepto que exista convención en contrario, publicada, inscripta o notificada a los terceros. En este último caso el adquirente no queda obligado por las deudas del antecesor. Si la firma no continúa, el adquirente solo responde por las deudas anteriores cuando las ha tomado a su cargo[2].
La ley 11.867 establece este mecanismo para preservar los derechos de los acreedores del enajenante, pero no constituye un patrimonio separado y menos aún de sujeto indeterminado, pues respecto de las deudas contraídas responde el deudor con el patrimonio general.


b) Patrimonios afectados, de destino o administración: Bienes fideicomitidos:

El fideicomiso es el contrato por medio del cual una persona (fiduciante) transmite a otra (fiduciario) la propiedad fiduciaria de bienes determinados (fideicomitidos), quien se obliga a ejercerla en beneficio de quien se designe en el contrato (beneficiario), y a transmitirla al cumplimiento del plazo o condición al fiduciante o al beneficiario.
La ley 24.441 crea un sistema para aislar los bienes fideicomitidos, tratando los bienes fideicomitidos como patrimonio separado. Así el art. 14 dispone que “los bienes fideicomitidos constituyen un patrimonio separado del patrimonio del fiduciario y del fiduciante”.
Ninguna duda cabe que los bienes no guardan ya vínculo alguno con el patrimonio del fiduciante, por ser precisamente quien transmite la propiedad de los bienes.
Sin embargo, el fiduciario es propietario, pero de un patrimonio especial, escindido del resto de sus bienes.
Se ha señalado que los bienes en fideicomiso forman un patrimonio fiduciario separado del patrimonio general de fiduciario. A cada patrimonio se imputan los créditos y deudas que corresponda, según la causa que les haya dado origen, quedando el patrimonio fiduciario exento de la acción singular o colectiva de los acreedores que correspondan al patrimonio del fiduciario[3].
El sujeto, entonces, tiene un solo patrimonio general y dentro de él la posibilidad de uno o más patrimonios fiduciarios, separados y oponibles a los acreedores del fiduciario y de los otros bienes fideicomitidos –si los hubiera-. Es decir, que se evita de este modo la confusión con el patrimonio general y con los otros patrimonios separados[4].
Desde el punto de vista impositivo también presenta ventajas este sistema porque impide la confusión acerca del sujeto imponible.


Derechos patrimoniales:

El patrimonio está integrado por los derechos reales, los derechos personales o creditorios y los derechos intelectuales.


a) Derechos reales:

Derecho real es aquel mediante el cual una cosa se encuentra total o parcialmente sometida al poder de una persona en virtud de una relación inmediata oponible a toda otra persona.
Los derechos reales previstos en el art. 2503 del Código Civil son: dominio, condominio, usufructo, uso y habitación, servidumbres activas, hipoteca, prenda y anticresis. No existe posibilidad de creación convencional de otros derechos reales.

El dominio es el derecho real en virtud del cual la cosa se encuentra sometida a la voluntad y acción de una persona (art. 2506)
El condominio es el derecho real de propiedad que pertenece a dos o más personas por una parte indivisa. Estos derechos reales junto con el de propiedad horizontal, regulado por la ley 13.512, constituyen los derechos reales sobre cosa propia o parcialmente propia.
Los restantes son derechos reales sobre cosa ajena.
El usufructo es el derecho real de usar y gozar de una cosa cuya propiedad pertenece a otro sin alterar su sustancia.
El uso es la facultad de servirse de la cosa de otro, con el cargo de conservar la sustancia de ella o de tomar sobre los frutos de un fundo lo que sea preciso para las necesidades del usuario y su familia (art. 2948)
La servidumbre es el derecho real perpetuo o temporario sobre un inmueble ajeno en virtud del cual se puede usar de él o ejercer ciertos derechos de disposición o impedir que el propietario ejerza alguno de sus derechos de propiedad.
Los derechos reales de garantía aseguran el cumplimiento de una obligación actual o eventual de dar dinero o de otra especie pero estimada en dinero, gravando un inmueble (hipoteca) o mueble del deudor (prenda) El anticresis es un derecho real por el cual se entrega al acreedor la tenencia de un inmueble, autorizándolo a percibir los frutos para imputarlos anualmente primero a los intereses del crédito y luego al capital (art. 3239)
El principal efecto de los derechos reales es su carácter absoluto, lo que significa que puede ser opuesto contra todos. A modo de ejemplo, podemos señalar que existe una obligación pasivamente universal de respetar la propiedad ajena.
Por ser absolutos los derechos reales, requieren publicidad para que los terceros conozcan la situación jurídica de los bienes, lo que se cumple con la inscripción en los registros dominiales.


b) Derechos personales o creditorios:

Los derechos personales o creditorios son las relaciones jurídicas que vinculan a dos personas: acreedor y deudor, por medio de las cuales el primero tiene la facultad de exigir del segundo el cumplimiento de la prestación debida.
En el ámbito de los derechos personales –específicamente en materia contractual-, rige la autonomía de la voluntad de las partes, lo que implica que éstas tienen libertad de creación contrariamente a lo que ocurre con los derechos reales (Ej: contratos innominados)
Solo producen efectos entre las partes y sus sucesores (acreedor y deudor), por lo que no pueden perjudicar a terceros (art. 1195 y 1199)


c) Derechos intelectuales:

Los derechos intelectuales son los derechos patrimoniales que tienen los autores de obras del intelecto, por medios de los cuales pueden beneficiarse económicamente de ellas, dentro de los límites establecidos por la legislación vigente en la materia.
Este concepto se extiende tanto a la propiedad autoral, comprensiva de las obras literarias, musicales, científicas, pinturas, dibujos, software, grabaciones de fonogramas, etc, como a la propiedad industrial como patentes de invención, marcas, designaciones industriales y comerciales, etc
En nuestro ordenamiento los derechos intelectuales encuentran tutela en el art. 17 de la Constitución Nacional, en la ley 11.723 sobre propiedad intelectual y en la ley 22.362 sobre marcas.
A los efectos de la defensa de los derechos intelectuales debe considerarse al "interés legítimo" de los titulares que comprende cualquier utilidad, sea que se trate de ventajas de orden patrimonial como aquéllas que, aún excediendo la pura dimensión económica, incida en otros planos de la vida individual


El patrimonio con relación a terceros. Función de garantía de los acreedores:

El patrimonio responde por las deudas de las que el sujeto es titular, cualesquiera sean los derechos actuales o futuros que lo integren.
Los acreedores pueden agredir los bienes que integran el patrimonio o que se incorporen a él, obteniendo la venta judicial de los mismos para cobrarse del producido.


a)EJECUCIÓN INDIVIDUAL DE CREDITOS:

La ejecución individual de créditos consiste en la acción judicial que inicia cada acreedor individualmente a los fines de satisfacer su crédito.
Un principio fundamental en la materia es el de la igualdad de los acreedores. Es decir, que ante la insuficiencia de bienes del patrimonio para satisfacer todos los créditos, su producido debe ser repartido entre todos los acreedores en proporción al monto del crédito de cada uno.
Sin embargo, este principio encuentra excepciones en los créditos privilegiados. El privilegio es el derecho dado por la ley a un acreedor para ser pagado con preferencia a otro (art. 3875), es de interpretación estricta, se restringe a los casos expresamente legislados, es accesorio del crédito principal se otorga en virtud del interés general, (ej. salarios, impuestos debidos al Estado, gastos de justicia –efectuados a los fines de percibir los créditos)
Los créditos privilegiados tienen preferencia en el cobro.
Los créditos con garantía real como la hipoteca, prenda o anticresis gozan de preferencia, excluyendo a los restantes acreedores del producido del bien afectado por la garantía hasta el límite de la satisfacción del crédito garantizado. Estas garantías son convencionales, son accesorias del crédito que garantizan y generan el derecho del acreedor de perseguir la cosa en poder de quien se encuentre y ejecutarla judicialmente, el derecho se tiene directamente sobre la cosa, independientemente de su transmisión a otras personas.
Los créditos quirografarios son los comunes, no acompañados de ninguna preferencia (privilegio o garantía real) En caso de insolvencia perciben los créditos después que han sido satisfechos los créditos preferidos, a prorrata del monto de sus acreencias.
Los efectos de que el patrimonio sea la prenda común de los acreedores, los faculta a vender judicialmente los bienes que integran el patrimonio para cobrarse con su producido. A ese fin se pueden ordenar distintas medidas judiciales:

1) Medidas cautelares o precautorias: aseguran el cumplimiento de una sentencia futura desde antes de la iniciación del proceso hasta el momento de su conclusión. Esas medidas enunciadas en las normas de procedimiento pueden ser, entre otras:
a) embargo que tiende a la indisponibilidad del bien, a los efectos de impedir que el deudor pueda enajenarlo,
b) inhibición general de bienes a los fines de impedir el egreso del patrimonio de bienes no desconocidos o aún indeterminados,
c) prohibición de innovar a los efectos de mantener la situación existente,
d) anotación de litis que tiende a hacer conocer la existencia de un litigio.

2) Medidas ejecutivas: tendientes a llevar adelante un proceso abreviado donde se declare la existencia del derecho del acreedor como primera medida y luego se siga contra él la ejecución de los bienes hasta la subasta.

3) Acciones integrativas: se promueven para neutralizar el efecto dañoso que puede producir la enajenación de bienes por parte del deudor. Entre ellas, podemos mencionar la acción subrogatoria, mediante la cual cualquier acreedor puede sustituir al deudor en las acciones judiciales tendientes a la percepción de los créditos o reconocimiento de otros derechos patrimoniales de que este fuere titular; la acción de simulación y la acción revocatoria (Remitimos al cap. )


b) EJECUCIÓN COLECTIVA DE CREDITOS:

En el supuesto de insolvencia del deudor para hacer frente a sus obligaciones, se puede proceder a la ejecución de sus bienes en beneficio de todos los acreedores dentro del procedimiento de quiebra y el concurso preventivo de acreedores. Los presupuestos fundamentales son la cesación de pagos o insolvencia y la exteriorización de esta circunstancia mediante la mora en el cumplimiento de las obligaciones.
El concurso preventivo de acreedores consiste en la convocatoria que se efectúa a los acreedores de un deudor en la situación patrimonial señalada precedentemente, a los efectos de que estos verifiquen sus créditos y participen de la junta o asamblea a la que se someterá -para su aprobación- un acuerdo preventivo propuesto por el deudor que en caso de ser aprobado deberá ser presentado al Juez para su homologación. Esta propuesta del deudor tiene límites que se encuentran establecidos en los arts. 41 y sigs. de la ley 24.522.
La quiebra es el proceso de liquidación de todo el patrimonio del deudor para la satisfacción de los pasivos a prorrata, puede ser peticionada directamente por el deudor, por uno o algunos de los acreedores o, en el concurso preventivo, cuando no fuera aprobado el acuerdo presentado por el deudor o no fuera homologado por el Juez.


Bienes excluidos de la agresión de los acreedores:

Existen algunos bienes que no son susceptibles de ejecución forzada por los acreedores por razones humanitarias de protección al deudor y a su familia. Entre los bienes excluidos se encuentran:
a) el crédito por alimentos (art. 374),
b) el lecho del deudor, su famlia, ropas, muebles de indispensable uso,
c) los instrumentos para profesión, arte u oficio (art. 3878 y 3883,
d) los sueldos y salarios solo son embargables hasta un 20 %, salvo por deudas alimentarias,
e) las jubilaciones y pensiones salvo deudas alimentarias,
f) las indemnizaciones por accidente de trabajo, despido y falta de preaviso,
g) el bien de familia (ley 14394),
h) los muebles y útiles del agricultor y sus instrumentos, útiles y animales de labranza (ley 11170),
i) los bienes de indispensable uso del deudor (art. 219 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación), la jurisprudencia ha reconocido este carácter a la heladera, el lavarropas, el calefón, la cocina, la mesa y las sillas, la radio, el televisor –siempre que sea el único-, la máquina de coser, etc
La ley 24522 de Concursos y quiebras declara exentos de desapoderamiento los derechos extrapatrimoniales, el usufructo de los bienes de los hijos menores, la administración de los bienes propios del cónyuge y las indemnizaciones que correspondan al fallido por daño a su persona física.
[1] Ascarelli, “Introducción al Derecho Comercial”, Buenos Aires, 1947, pág. 120.
[2] Fernández, Raymundo L.-Gomez Leo, Osvaldo R., “Tratado Teórico Práctico de Derecho Comercial”, Depalma, Buenos Aires, 1987, T. I, págs. 402/3.
[3] XX Jornada Notarial Argentina.
[4] Lisoprawski Solvio V.-Kiper Claudio M., “Fideicomiso, dominio fiduciario y securitización”, Buenos Aires, pág. 147/9.

3 Comments:

Blogger ex said...

muy interesante e ilustrativo el blog y lo dicho sobre la garantía automóviles

6:51 PM  
Blogger Eduardoschoonewolff said...

Buen blog interesante aclarame un poco mas sobre los acreedores exclusion de la agresion en el caso de los pensionados gracias y suerte .

2:01 PM  
Blogger ex said...

Les tiro algo interesante si tuvieron demoras planes de ahorro/ Hagan la denuncia en defensa del consumidor que sirve y mucho

7:20 AM  

Post a Comment

<< Home